Los niños autistas deben vivir en un ambiente relajante que les permita expresar mejor sus habilidades

Un estudio de EE.UU. (Velázquez & Galán, 2013) demostró que, en estado de reposo, el cerebro de los niños autistas genera un 42% más de información que el de los niños no autistas. La Teoría del Mundo Intenso: cuando el cerebro genera más información de la que necesita.

Primero, veamos brevemente qué es el autismo.

El trastorno autista es un trastorno del desarrollo que implica varios síntomas que incluyen:

  • un deterioro cualitativo de la interacción social (incapacidad para implementar comportamientos no verbales, incapacidad para relacionarse con los compañeros),
  • un deterioro cualitativo de la comunicación (retraso en el desarrollo del lenguaje, dificultad para mantener una conversación con otros),
  • patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos, repetitivos y estereotipados (interés excesivo en partes de objetos, rituales y hábitos innecesarios, miedo al cambio).

Los niños autistas tienden a aislarse y, muy a menudo, juegan durante horas con un objeto en particular, evitan la mirada de sus compañeros y adultos, no responden a su nombre, no comprenden los sentimientos de los demás. En resumen, viven en un mundo propio.

Las causas del autismo aún se han aclarado por completo. Hay varias hipótesis como la edad avanzada de los padres, factores genéticos, infecciones durante el embarazo, estrés, algunos fármacos utilizados durante el embarazo, etc.

La Teoría del Mundo Intenso

Se han propuesto muchas teorías interesantes para explicar el autismo. Por ejemplo, se ha planteado la hipótesis de que los niños autistas son incapaces de utilizar la Teoría de la Mente. Es decir, la capacidad de atribuirse estados mentales a sí mismos y a los demás, y de predecir su propia conducta y la de los demás. O muchos académicos argumentan que el autismo es causado por la disfunción del sistema de neuronas espejo.

A diferencia de todas las teorías “antiguas”, que predicen un déficit mental, la Teoría del Mundo Intenso plantea la hipótesis de que existe una sobrecarga mental (Markram et al., 2007). En otras palabras, el niño autista recibe demasiada información del entorno que lo rodea, y esto lo empuja a refugiarse en su mundo y concentrarse sólo en unos pocos estímulos. Según los autores, el procesamiento mental y la memorización excesivos conducen a un funcionamiento excesivo de las regiones cerebrales más afectadas. Esto resultará en hiperpercepción, hiperatención e hipermemoria que, potencialmente, pueden explicar todos los síntomas del autismo.

En el estudio de Velázquez y Galán, publicado en la revista Frontiers in Neuroinformatics, los investigadores intentaron probar las hipótesis de la Teoría del Mundo Intenso evaluando mediante magnetoencefalografía (MEG) a niños con diferentes formas de autismo y niños neurotípicos. Los participantes fueron evaluados en condiciones de reposo, es decir, no se presentaron estímulos sensoriales específicos. El resultado fue que los cerebros de los niños autistas produjeron un 42% más de información que los de los niños sin autismo.

Sobreestimulación

Estos datos on sumamente interesantes, ya que muestran cómo el cerebro de los niños autistas está continuamente superestimulado (incluso en ausencia de estímulos específicos). Y esto, ciertamente, tiene efectos importantes en su comportamiento. Este fenómeno, por ejemplo, podría explicar por qué los niños autistas tienden a jugar solo con unos pocos objetos simples. Y también por qué intentan evitar las interacciones sociales.

Este hallazgo también plantea varias preguntas sobre los tratamientos actuales que buscan estimular a los niños autistas más que a sus pares sanos. Según los autores de la investigación, deben vivir en un ambiente relajante que les permita expresas mejor sus habilidades.

En conclusión, a día de hoy aún no se sabe con precisión de qué depende el autismo. Se han presentado teorías fascinantes, pero aún queda un largo camino por recorrer para comprender a fondo este trastorno.

La Teoría del Mundo Intenso