Científicos israelíes sugieren que el aceite de cannabis puede ser efectivo para tratar el autismo.

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo, cuyos orígenes son multifactoriales con un fuerte componente genético. Esta condición, que comienza en la primera infancia y luego persisten en la edad adulta, afecta las relaciones sociales, la comunicación y el comportamiento. El autismo no se puede curar. Sin embargo, la adecuada atención de los niños mejora sus habilidades funcionales para interactuar y adaptarse al mundo que los rodea. ¿Y si el cannabis ayuda a combatir el autismo?

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv en Israel descubrieron recientemente que el aceite de cannabis ayuda a tratar esta discapacidad. Para llegar a esta conclusión, los científicos realizaron un estudio cuyos resultados se publicaron en la revista Translational Psychology. En esta investigación, examinaron los efectos bioquímicos y de comportamiento del tratamiento oral a largo plazo “con aceite de cannabis medicinal enriquecido con CBD en un modelo de ratón con la mutación del gen humano, Shank3”. Los investigadores recordaron que esta mutación genética se asoció con el 1% de los casos de autismo.

Se dice que el aceite de cannabis tiene un impacto en el comportamiento

Los autores del estudio notaron que este tratamiento redujo la ansiedad y redujo los comportamientos compulsivos en ratones en un 70%. “El autismo, según las teorías, implica una excitación excesiva del cerebro que provoca comportamientos compulsivos. En el laboratorio, hemos visto una disminución significativa en la concentración de glutamato, un neurotransmisor de la excitación, en el líquido cefalorraquídeo, lo que puede explicar la reducción de síntomas conductuales”, dijo la autora del estudio, Shani Poleg, en un comunicado de la universidad.

Los científicos han descubierto que, incluso en pequeñas cantidades, el tetrahicrocannabinol (THC), el principal compuesto psicoactivo del cannabis, ayuda a reducir los trastornos del comportamiento. “Nuestros resultados sugieren que el CBD por sí solo no tiene impacto en el comportamiento animal. Muestran que tratar el autismo con aceite de cannabis medicinal no requiere un alto contenido de CBD o THC”, dijo Shani Poleg.

¿Y si el cannabis ayuda a combatir el autismo?