Día Mundial del Autismo: la pandemia de coronavirus aleja a los afectados de sus rutinas diarias relajantes

Hoy 2 de abril es el Día Mundial del Autismo, y la pandemia de coronavirus trastoca la vida cotidiana. Para las personas autistas todo cambio es puro estrés. Las familias con niños autistas se ven especialmente afectadas.

En esta pandemia de coronavirus, todo tenemos que reorientarnos. Pero a algunos les resulta particularmente difícil: las personas con trastorno del espectro autista (TEA).

Las personas autistas tienen una gran necesidad de estructura y previsibilidad, necesitan sus rutinas y procesos familiares. ¿Cómo están afrontando las personas con autismo la situación actual? Se dan crisis por supuesto. Pero las personas en el espectro también cuentan con fortalezas especiales con las que pueden soportar algunas cosas con mayor facilidad.

¿Qué es el autismo?

El autismo es un trastorno generalizado del desarrollo, que puede adoptar muchas formas. Por lo tanto, las diferentes características se han resumido en un “espectro”.

El trastorno del espectro autista incluye, por ejemplo, al autismo de la primera infancia y al síndrome de Asperger. tienen en común las dificultades para tratar con otras personas y en la comunicación, así como la tendencia a comportamientos estereotipados. Se estima que entre el uno y el dos por ciento de la población se ve afectada.

Día Mundial del Autismo: familias en estrés

Muchos de los afectados encuentran ayuda en los centros especializados. Sin embargo, la situación actual puede ser muy complicada.

Desde el comienzo de la crisis del coronavirus, hace ya más de un año, las familias han ido asumiendo una carga de trabajo cada vez mayor. Cuanto más duran las restricciones, más se nota que la pérdida de estructuras familiares es un problema. Y eso conduce a la incertidumbre. Los comportamientos desafiantes están aumentando.

Las personas autistas vuelven a caer en viejos patrones de comportamiento

Comportamientos desafiantes: estos pueden ser inquietud y tensión, comportamiento compulsivo, agresión o autolesión. Los pacientes vuelven a caer en viejos patrones que ya habían superado con la ayuda de terapeutas, o se pierden absorbidos por juegos de ordenador o consolas. Eso, por supuesto, alberga un potencial de conflicto en las familias. Los desafíos que existen, de todos modos, se intensifican nuevamente.

El tema de las mascarillas también es difícil. Debido a que a los niños autistas les resulta difícil acostumbrarse a cosas nuevas, a veces no toleran las nuevas obligaciones. Los padres tienen que escuchar más acusaciones públicas de lo habitual sobre sus hijos supuestamente mal educados, lo que evita salir a la calle y aumenta el retraimiento.

Cubrirse la cara con la mascarilla también es un obstáculo en la terapia. Se complica poder interpretar correctamente las expresiones faciales, pues casi no es posible con una máscara sobre la boca.

¿Qué consejo se puede dar a las familias durante este momento estresante?

Las familias deben tratar de mantener la situación lo más conocida posible. O, si eso no funciona, introducir nuevas rutinas, por ejemplo, para comer, dormir, hacer las tareas o jugar a juegos de ordenador.

Los rituales que regulan la unión o la rutina diaria hacen una contribución significativa a la estabilización y la relajación.

Cuánto afecta la pandemia a las personas autistas: varía

Las personas autistas son tan diferentes como las personas no autistas. Pero a algunos padres les preocupa que una vez que finalicen las restricciones, sus hijos con autismo no puedan ponerse al día. Por otro lado, muchos padres simplemente se están superando a sí mismos.

En algunos puntos concretos, en la situación actual, las personas con TEA incluso tienen ventajas. Los contactos sociales son agotadores para muchos de los afectados, por lo que a menudo sufren menos las restricciones de contacto. Y a las personas con síndrome de Asperger les resulta fácil ceñirse a las reglas, y esto, definitivamente, es una fortaleza en la actualidad.

Día Mundial del Autismo… con pandemia de coronavirus