Tratamiento del trastorno del espectro autista

Reducir los comportamientos destructivos y promover el aprendizaje, particularmente en las áreas de adquisición del lenguaje y comunicación.

Los objetivos del tratamiento para los niños con trastorno del espectro autista son: reducir los comportamientos destructivos y promover el aprendizaje, particularmente en las áreas de adquisición del lenguaje y comunicación.

Los niños autistas requieren una educación especial, intensiva y muy estructurada. También se benefician de la terapia conductual (ABA – Applied Behavior Analysis), caracterizada por programas conductuales intensivos, de 20 a 40 horas semanales, dirigidos a la edad preescolar, y orientados a mejorar las habilidades intelectuales, el lenguaje y el comportamiento adaptativo.

En el tratamiento conductual de niños con trastorno del espectro autista, la participación de la familia es fundamental. En este sentido, se pueden proponer intervenciones psicoeducativas encaminadas a explicar mejor las características del trastorno y los comportamientos a adoptar (por ejemplo, hay momentos en que los estímulos del entorno son demasiados para el niño, que podría tener excesos de ira o agitación; reconocerlos y evitarlos mejora su comportamiento). Además, en algunos casos, se pueden proponer intervenciones de apoyo psicológico, ya que también es necesario atender las ansiedades, el estrés y las preocupaciones que este trastorno provoca inevitablemente en la unidad familiar.

Hasta la fecha, ninguna terapia con medicamentos puede curar el trastorno del espectro autista, pero algunos medicamentos pueden atacar algunos síntomas específicos, como las autolesiones, la agresión, los movimientos estereotipados, y la hiperactividad.

Tratamiento del trastorno del espectro autista