Como padres, se preguntan sobre algunos de los rasgos de comportamiento de su hijo. ¿Cuáles son los síntomas relacionados con el autismo? ¿Qué deben tener en cuenta los padres? Se necesitan cuestiones para acceder a un diagnóstico temprano.

Señales de advertencia en los niños autistas

Los padres pueden detectar ciertos signos de alarma en sus hijos antes de los 3 años. Cuando hablamos de autismo, la imaginación colectiva nos hace pensar en un niño que se balancea sobre sí mismo y permanece postrado. Pero los síntomas del trastorno del espectro autista (TEA) son mucho más diversos y, a veces, bastante difíciles de identificar.

Comportamiento atípicos

Un niño autista puede adoptar comportamientos y movimientos inadecuados con, por ejemplo, gestos estereotipados (aleteo, nerviosismo, balanceo…). Cuando juega, a menudo prefiere alinear sus juguetes en lugar de jugar juegos de rol o de imitación de su edad. Apenas acepta el cambio y la novedad, construye rutinas que lo tranquilizan. Se enfoca en áreas de interés muy limitadas, y puede pasar un tiempo inusualmente largo. Además, los niños con autismo regularmente tienen peculiaridades sensoriales como el tacto, el ruido o la luz. También pueden desarrollar una dieta muy selectiva.

Comunicación atípica o falta de comunicación

Un niño autista tiene dificultades de comunicación a nivel verbal, así como a nivel de mimetismo y gestos (comunicación no verbal). Puedes notar en particular un retraso en el desarrollo del lenguaje: habla poco o nada. Es posible que su hijo no muestre ninguna emoción, o que la exprese de manera inapropiada, al tiempo que no puede comprender las de los demás. Puede reaccionar de manera inapropiada en algunos casos: reírse cuando ve a un niño llorando, atorado cuando intentamos hacerlo reír, etc. Estos trastornos siembran malentendidos en el entorno, lo que complica las relaciones sociales.

Modo de relación atípica

Los niños autistas pueden parecer indiferentes a las solicitudes de otros. A menudo prefieren los juegos en solitario, y tienden a aislarse.

¿Crees que tu hijo podría tener síntomas de autismo?

Conoces a tu hijo mejor que nadie. Los padres saben, de manera natural, cuándo algo va mal. Así que haga balance de sus sentimientos, formalice los diferentes comportamientos atípicos que notó antes de pedir una cita con el médico. Y tenga en cuenta que un niño puede tener solo algunos de los síntomas que vamos a mostrar, no necesariamente todos.

  • Su hijo no mira a los ojos.
  • Parece desarrollar una hiposensibilidad o hipersensibilidad sensorial (ruido, luz, olor, sabor, tacto).
  • Se interesa por un número limitado de juegos o actividades.
  • A menudo, repite ciertos gestos.
  • No usa el «yo».
  • Siempre repite los mismos sonidos, palabras o frases (ecolalia).
  • Pronuncia solo unas pocas palabras.
  • No habla ni siquiera un poco.
  • No entiende las emociones de las personas que le rodean.
  • Indica sus necesidades usando la mano del otro.
  • No señala con el dedo para mostrar objetos.
  • No recibes una respuesta cuando se le llama.
  • Se resiste a cualquier cambio.
  • Establece rituales.

Consulte con un médico

¿Su hijo muestra algunos de estos síntomas? No dude en consultar a un médico. Si su visita al médico abre una sospecha de autismo, repítase que ha hecho lo correcto. A continuación, se le dirigirá a servicios especializados que le acompañarán a usted y a su hijo en un curso adaptado. Cuanto antes se realice el diagnóstico, más efectiva será la atención a su hijo.

Gracias al apoyo personalizado y adaptado, su hijo aprenderá a comunicarse mejor, y progresará.

No se sienta culpable

En cualquier caso, ¡no se sienta culpable! El autismo no está relacionado con el trauma vivido, la relación con los padres, los antecedentes sociales o el origen étnico. El autismo es un trastorno del desarrollo neurobiológico temprano, sobre el que se debe actuar desde los primeros elementos del diagnóstico.