Posted on

La danza como terapia para niños con autismo. Los efectos de la danza en nuestro cuerpo y mente son inmensos: desde mejorar la frecuencia cardíaca, la fuerza muscular, el equilibrio y la coordinación, reducir la depresión… hasta aumentar el estado de ánimo al instante, ¡lo hace todo!

El diccionario define el autismo como “un trastorno del desarrollo de gravedad variable que se caracteriza por la dificultad en la interacción social y la comunicación y por patrones restringidos o repetitivos de pensamiento y comportamiento”.

El uso psicoterapéutico de la danza como terapia para niños con autismo puede mejorar la comunicación de las emociones y los comportamientos, y mejorar la capacidad motora.

La danza como estímulo puede beneficiar e impactar en gran medida a las personas en el espectro del trastorno autista, especialmente a los niños, con trastornos del comportamiento.

La danza es una de las formas más puras de autoexpresión, creatividad e ingenio. Puede ayudar a la exposición de uno, tanto al mundo externo como interno, y darle una sensación de liberación. La estimulación mental y una sensación de frescura le dan nuevas dimensiones a la mente.

Se suele decir que 1 de cada 100 niños (incluso 1 de cada 68) tienen un diagnóstico de autismo. Las familias de estos niños con trastorno del espectro autista, gastan mucho dinero para encontrar el mejor tratamiento terapéutico para ellos. La danza como terapia para niños con autismo ha comenzado a emerger significativamente, debido a su característica única de trabajar directamente con los déficits centrales de los niños en el espectro de trastornos autistas.

El uso psicoterapéutico de la danza como terapia para niños con autismo puede mejorar la comunicación de las emociones y los comportamientos, y mejorar la capacidad motora.

Próximamente iniciaremos nuestros talleres de danzaterapia o terapia de danza para personas con autismo en Viladecans. Solicite más información a través del formulario de contacto.