Posted on

Un Trastorno del Espectro Autista, o TEA, se refiere a un conjunto de alteraciones que afectan principalmente a las habilidades de comunicación social, comportamientos que tienden a ser repetitivos y estereotipados, el desarrollo de áreas de interés que son a menudo restringidos y particulares, la aparición de juegos de simulación que se retrasan en el tiempo y, a veces, la modulación sensorial que es particular (por ejemplo, hipersensibilidad o hiposensibilidad a ciertas texturas, a ruidos…).

El desarrollo del joven se ve significativamente afectado en muchas esferas de su vida (como en el hogar, en la escuela, en sus actividades con jóvenes de su edad…).

El término “espectro” en la denominación “trastorno del espectro autista” significa que cada niño con autismo es único, porque tiene una serie de características asociadas con TEA, pero no todas ellas en términos de comportamiento.

A medida que el niño crece y se desarrolla, la naturaleza o expresión de sus dificultades puede cambiar, dependiendo de su potencial y experiencia. Por lo general, una persona con REA será social y conductualmente diferente a lo largo de sus vidas, pero con el apoyo y las intervenciones dirigidas a sus necesidades, podrá evolucionar a lo mejor de sus capacidades de adaptación.

La denominación TEA cubre varios nombres diferentes que corresponden al mismo problema:

  • Trastorno generalizado del desarrollo (TED)
  • Trastorno generaliado del desarrollo no especificado (TED-NS)
  • Síndrome de Asperger
  • Autismo de alto nivel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *